Envío gratis ✓ Entrega entre 2 y 5 días

Envío gratis ✓ Entrega entre 2 y 5 días

20 razones por las que el aceite de cannabis es el suplemento alimenticio perfecto

  • 8
    Shares

20 razones por las que el aceite de cannabis es el suplemento alimenticio perfecto

El número de personas que en lugar de tomar suplementos alimenticios convencionales toman aceite de CBD (cannabidiol) como una alternativa completa y natural es cada vez mayor, y las razones de esta elección son muchas. Probablemente ya habrás leído u oído hablar sobre los numerosos beneficios del aceite de CBD para toda una serie de afecciones y enfermedades, así como muchas historias de personas en todo el mundo que se sienten considerablemente mejor desde que comenzaron a usar aceite de CBD. En los últimos años, las experiencias personales y las investigaciones sobre el cannabis y el CBD han captado la atención de los medios de comunicación. Los países que más se mencionan son Estados Unidos, Canadá e Israel, cuyos estudios sobre los compuestos y las propiedades beneficiosas del cannabis les han convertido en líderes de la industria mundial. Esto ha motivado muchas inversiones y no solo de las pequeñas. Actualmente se están invirtiendo miles de millones de libras en esta floreciente industria y existe una razón muy lógica para ello.

El aceite de cannabis con CBD es un producto de la naturaleza, no tiene efectos secundarios y funciona. Las pruebas que lo demuestran aumentan rápidamente y cada día se descubren nuevos beneficios de este aceite. El resultado es que la demanda de aceite de CBD se ha disparado. Este rápido crecimiento no solo ha despertado el interés de empresas, sino también de gobiernos a nivel mundial. Recientemente, el 1 de julio de 2018, se ha legalizado el cannabis en Canadá, convirtiéndose así en el segundo país en hacerlo. En 2013, Uruguay legalizó el cannabis, tanto para su uso médico como para el uso personal, de modo que todo ciudadano tenga el derecho de cultivar, vender y emplearlo con total libertad.

Canadá es el primer país del Grupo de los Siete (G7) en legalizar el cannabis. Se predice que de este modo circulará más dinero en este mercado y, según la agencia de noticias financieras Reuters, accionistas extranjeros ya han invertido miles de millones de dólares en empresas de cannabis canadienses como Canopy Growth Corp, Aphria Inc, Horizons Marijuana Life Science ETF y Aurora Cannabis Inc. Según BDS Analytics, la venta de cannabis en los Estados Unidos generó casi 9 millones de dólares en 2017. Esto significa que el dinero gastado en cannabis equivale aproximadamente a las ventas nacionales de tabletas de chocolate.

En este artículo explicamos las 20 razones por las que el aceite de cannabis es el suplemento dietético perfecto para dejar constancia de que, si realmente el uso del aceite de CBD no aportara beneficios, la demanda mundial de este producto nunca hubiera alcanzado los niveles tan altos a los que ha llegado hoy en día. Es muy simple. Además, si el aceite de cannabis con CBD no tuviera propiedades beneficiosas – lo que muchos todavía cuestionan –, los gobiernos y las empresas no hubieran mostrado este gran interés en una planta tan controvertida. Considerando los resultados positivos obtenidos de numerosos estudios y de experiencias personales documentadas, es lógico concluir que el aceite de cannabis y CBD funcionan y que ofrecen muchas más aplicaciones beneficiosas que todavía nos quedan por descubrir. ¡Así que vamos a por ello!

En EDOA hemos reunido 20 buenas razones por las que el CBD es un complemento perfecto para cualquier dieta y las exponemos a continuación. Esta información útil sobre el CBD ha sido extraída de investigaciones científicas, estudios sobre su uso e historias compartidas por usuarios.

 

1. El aceite de CBD fortalece el sistema inmunitario

El aceite de CBD puede ayudar a equilibrar las funciones del sistema inmunitario. Debido a su complejidad, el sistema de defensa de nuestro cuerpo a veces se desequilibra y como consecuencia somos más propensos a enfermar o a desarrollar enfermedades autoinmunes. La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune causada por una alteración en la inmunidad celular. La respuesta inmunitaria ataca al cerebro y al sistema nervioso como si fueran antígenos peligrosos, es decir, como si fueran una amenaza para la salud.

Actualmente, los científicos han reconocido las propiedades activas del aceite de CBD para reequilibrar el sistema inmunitario. El descubrimiento de estos efectos es fundamental, ya que cada vez son más las personas que a diario sufren estas enfermedades causadas por una sobreestimulación del sistema inmunitario. Entre las formas de respuesta autoinmune hiperactiva también se encuentran las alergias al polvo o al polen, que son relativamente inofensivas, pero pueden llegar a afectar seriamente la calidad de vida de aquellos que las padecen. El aceite de CBD ha demostrado actuar positivamente en el reequilibrio y las funciones del sistema de defensa del cuerpo. Por este motivo cada vez más personas utilizan el aceite de CBD para mejorar su salud y sus hábitos de una forma mucho más natural.

 

2. El aceite de CBD es rico en proteínas

Las proteínas son uno de los elementos de construcción básicos del cuerpo. Son necesarias para la producción y el mantenimiento de células y tejidos, así como para la producción de hormonas y enzimas. Esta es la razón por la que una dosis diaria de proteínas es esencial para mantener un sistema inmunitario sano y equilibrado.

El aceite de CBD es una fuente de proteínas perfecta. El cáñamo contiene los 20 aminoácidos que el cuerpo no es capaz de producir por sí mismo, incluyendo los 9 aminoácidos esenciales. Nuestro aceite de CBD extraído del cáñamo contiene proteínas saludables.

 

3. El CBD es una buena fuente de fibra

La fibra es importante para nuestra salud, ya que ayuda al aparato digestivo a funcionar con normalidad. Además, la fibra contribuye a reducir los niveles de colesterol malo y equilibra los niveles de azúcar en la sangre. Una dieta rica en fibra ayuda a prevenir muchos problemas de salud actuales.

 

4. El aceite de CBD contiene muchos ácidos grasos

Los ácidos grasos ayudan en la producción de hormonas, necesarias en nuestro cuerpo para regular las inflamaciones, las contracciones musculares y la corriente sanguínea en nuestras arterias. El aceite de CBD es una fuente natural de los ácidos grasos omega-3 y omega-6, que también ayudan a equilibrar los niveles de triglicéridos en la sangre, reduciendo el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral.

De hecho, el aceite de CBD contiene el equilibrio ideal entre ambos ácidos grasos con una proporción de 3:1, la cual contribuye a reequilibrar el cuerpo y reduce los efectos negativos de una dieta rica en grasas, en muchos casos consecuencia de una ingesta excesiva de omega-6 en relación con el omega-3.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el cáñamo como suplemento alimenticio con una proporción ideal de 3:1 de omegas, que puede ayudar a promover la salud y, a largo plazo, reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso depresión.

 

5. El CBD contiene una amplia variedad de vitaminas

El CBD es una excelente fuente complementaria de vitaminas, esenciales para el mantenimiento de un cuerpo y una mente sanos. Cuando se trata de vitaminas suplementarias, todas las letras del abecedario son importantes, así que veamos qué puede ofrecernos el CBD:

Vitamina A

Esta es una de las principales vitaminas y tiene un papel importante en el funcionamiento normal de nuestros corazones, pulmones, riñones y otros órganos internos. La vitamina A es soluble en grasa, que es esencial para el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, la regulación de nuestros genes y el proceso reproductivo. Además, también puede ser un potente antioxidante.

Una deficiencia severa de vitamina A puede conducir a infecciones, ceguera nocturna (nictalopía) y ceguera.

El aceite de CBD, en particular el extracto sin tratar (Raw) de la planta de cáñamo, contiene vitamina A y, por lo tanto, representa un complemento saludable para una dieta equilibrada.

Vitamina B (B1, B2, B3, B6 y B12)

El cáñamo también es fuente de vitamina B, un suplemento nutricional que se presenta en muchas versiones, cada una con sus propios beneficios, creando así un equilibrio en todo el cuerpo.

La vitamina B1 es buena para la digestión, que está estrechamente conectada con las funciones de nuestro sistema inmunitario. Esta vitamina también actúa positivamente sobre el cerebro y el sistema nervioso, ayudando a regular algunas de las reacciones que puede causar un desequilibrio nutricional, tales como problemas de memoria, nerviosismo, cambios de humor, trastornos del sueño o sensación de picor y hormigueo en la piel.

Además, la vitamina B1 también es un importante antioxidante que, al inhibir la descomposición y los daños en nuestras células, protege nuestros cuerpos de los primeros signos del envejecimiento. Junto con la vitamina C, también puede reducir el daño hepático causado por el consumo de alcohol.

La vitamina B2 actúa en sinergia con otras vitaminas de tipo B para producir glóbulos rojos y así prevenir la anemia. Por lo tanto, la vitamina B2 forma parte de un grupo de nutrientes esenciales que intervienen en la regeneración y el mantenimiento de la piel, las membranas mucosas, el pelo, las uñas, los ojos y otros tejidos, así como del metabolismo.

La vitamina B3 ayuda a producir hormonas relacionadas con el sexo y el estrés. Esta particular vitamina también puede tener efectos beneficiosos para el tratamiento del colesterol alto, enfermedades cardíacas y diabetes.

La vitamina B6 es una de las vitaminas más versátiles y se supone que juega un papel importante en más de cien reacciones enzimáticas. Esta vitamina ayuda a equilibrar nuestro sistema nervioso y estado de ánimo, además de apoyar la función de nuestro reloj interno.

Aunque el cáñamo no puede reemplazar una dieta sana y equilibrada, su extracto en bruto (Raw) es fuente de numerosos nutrientes y vitaminas, como la vitamina B12, muy importante para prevenir la anemia. La vitamina B12 es necesaria para producir células sanguíneas, así como para mantener y crear los nervios del sistema nervioso. También es químicamente el mayor y más importante activador de proteínas, por lo que es fundamental para un cuerpo sano.

Vitamina C

Los seres humanos necesitamos una fuente externa de vitamina C, dado que nuestro cuerpo no es capaz de producirla por sí mismo. La vitamina C es un antioxidante importante, que contribuye en la producción de colágeno (una proteína en nuestro tejido conjuntivo, tendones, piel y huesos) y ayuda al sistema inmunitario a proteger al cuerpo de virus y bacterias.

La necesidad de vitamina C es especialmente grande para las personas que experimentan altos niveles de estrés físico o que son fumadoras.

Vitamina D

La vitamina D incrementa la absorción de calcio en el aparato digestivo, muy importante para la salud y el desarrollo de nuestros huesos y dientes. También ayuda a mantener el equilibrio de nuestro sistema inmunitario y así favorece la reducción y prevención de inflamaciones causadas por una respuesta inmune hiperactiva.

También nuestros músculos necesitan vitamina D para convertir el calcio y los fosfatos en energía. La deficiencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de desarrollar osteoporosis, esclerosis múltiple, artritis reumatoide y posiblemente varios tipos de cáncer, así como casos graves de dolor muscular y debilidad, de modo que una dosis adecuada es fundamental.

La mayor fuente de vitamina D es el sol, aunque suplementos alimenticios adicionales como, por ejemplo, una dosis diaria de aceite de CBD, pueden ayudar a reforzar la absorción de esta vitamina esencial.

Vitamina E

En realidad, la vitamina E es un término general que engloba un conjunto de compuestos con potentes propiedades antioxidantes. Especialmente en las personas mayores, la vitamina E estimula la respuesta inmunitaria del cuerpo y previene la coagulación de la sangre, lo que resulta beneficioso para aquellos propensos a infecciones o coágulos de sangre. Además, ha demostrado frenar el desarrollo de células cancerosas.

 

6. El aceite de CBD es rico en minerales

El cáñamo y sus extractos contienen varios minerales, lo que hace del CBD un suplemento alimenticio perfecto, si estás buscando un refuerzo extra de minerales saludables y nutritivos.

Hierro

El hierro es un mineral vital que debes incluir en tu alimentación diaria, ya que es un elemento importante en la producción de células sanguíneas y en su transporte de oxígeno a los tejidos de nuestro cuerpo. Pertenece a un grupo de micronutrientes que ayudan a mantener la salud del sistema inmunitario.

La deficiencia de hierro en nuestra dieta puede producir cansancio y problemas de sueño, en cuyo caso es fundamental añadir una fuente de hierro adicional para mejorar nuestra calidad de vida en general.

Betacaroteno

Es el precursor natural de la vitamina A y puede prevenir y limitar eficazmente el desarrollo del síndrome metabólico y la calcificación intraocular. Las propiedades del betacaroteno también favorecen la protección contra enfermedades cardiovasculares e incluso contra el cáncer.

Zinc

Este mineral es esencial para la respuesta inmunitaria normal del cuerpo. El zinc interviene en la protección contra infecciones, ya que funciona como antioxidante regulando el crecimiento y el desarrollo de las células del cuerpo.

El zinc está involucrado en más de 200 reacciones enzimáticas en nuestro cuerpo y tiene un papel importante en el proceso de convertir proteínas, carbohidratos y ácidos grasos en energía y nutrición

Potasio

Los beneficios nutricionales del potasio son importantes para la correcta comunicación entre nuestros músculos y nervios. Además, se relaciona un equilibrio saludable de potasio en nuestro cuerpo con un menor riesgo de presión arterial alta, enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

Calcio

Este mineral es generalmente conocido por su papel fundamental en la formación de los huesos y dientes y se le atribuye la capacidad de reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis. También mejora la señalización celular y ayuda a mantener un peso corporal saludable.

Selenio

Gracias a sus propiedades antioxidantes, el selenio es un suplemento excelente que se encuentra en pequeñas cantidades en muchos alimentos. Un refuerzo natural de este mineral tiene beneficiosos efectos antioxidantes.

Fósforo

Aunque suele conocerse porque refuerza los huesos y dientes, un suplemento diario de fósforo también puede ayudar a almacenar y utilizar la energía de forma productiva.

Manganeso

Este es un mineral importante en la formación del tejido óseo y conjuntivo, además ayuda a regular el metabolismo y los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede ser especialmente beneficioso para pacientes con osteoporosis o anemia.

Magnesio

Se ha comprobado científicamente que este mineral reduce los tipos de inflamaciones relacionadas con enfermedades cardíacas y diabetes, pero también puede ser beneficioso para tratar la migraña y la osteoporosis.

Flavonoides

Se trata de una serie de metabolitos de las plantas con efectos antioxidantes naturales, beneficiosos para las vías de señalización celular de nuestro cuerpo. Estudios científicos indican que los flavonoides son antivíricos, anticancerígenos y antiinflamatorios, de modo que pueden prevenir enfermedades cardíacas, el derrame cerebral y en algunos casos incluso el cáncer.

Terpenos y terpenoides

Son conocidos como los compuestos que le dan al aceite de cannabis su olor y sabor particular, pero también han demostrado tener poderosas propiedades antioxidantes. Por lo tanto, los terpenos y terpenoides pueden ayudar a reducir la inflamación y el daño causados por desequilibrios físicos, ayudando a restaurar y mantener un sistema inmunitario sano.

 

7. Con el aceite de CBD no puedes “colocarte”

El cannabidiol (CBD) es un compuesto no psicotrópico de la planta de cannabis, por lo tanto, no tiene efectos psicoactivos. Algunos aceites de cannabis que contienen altos niveles de THC pueden producir la sensación de estar “colocado” o eufórico. Por esta razón a menudo hay una alta concentración de THC en las variedades de cannabis de uso recreativo, como en el hachís, la skunk, la haze, la kush, etc. El CBD, en cambio, suele emplearse por sus efectos medicinales.

Debido a sus propiedades psicotrópicas, el THC es ilegal en la mayoría de los países, incluso para uso médico. Sin embargo, el CBD es legal en muchas partes del mundo, ya que sus efectos no alteran la mente, así que es un suplemento alimenticio completamente seguro y natural.

 

8. El CBD ha demostrado ser beneficioso para la diabetes

Uno de los efectos habituales de la diabetes en el cuerpo es que ataca al páncreas, encargado de producir y regular los niveles de insulina y glucosa en nuestro sistema. Los daños en las funciones del páncreas a menudo son causados por la presencia de proteínas inflamatorias.

Los estudios científicos sobre los efectos antiinflamatorios del CBD muestran el potencial del aceite de CBD para combatir las proteínas negativas en diabéticos. Así que puede ayudar a restaurar el equilibrio entre los niveles de glucosa en sangre normales y la producción de insulina propia del cuerpo.

Las investigaciones también han demostrado que el CBD puede contribuir a minimizar la resistencia a la insulina. En un estudio realizado con personas que usaban aceite de CBD, se redujo la insulina almacenada y no utilizada en sus cuerpos, lo que condujo a una menor resistencia.

 

9. El CBD puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

En el mismo estudio también se descubrió que, al finalizar el ensayo, las personas que tomaban CBD tenían niveles más altos de HDL (el colesterol bueno) y niveles más bajos de LDL (el colesterol malo) en su sangre.

Por lo tanto, debido a su capacidad de equilibrar la producción de hormonas, la absorción de nutrientes y muchas más funciones de nuestro cuerpo, parece que otro efecto beneficioso del CBD es que reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

 

10. El CBD puede proteger las células cerebrales (y ayudar al cuerpo a combatir la demencia y el alzhéimer)

Debido a las propiedades neuroprotectoras que ha demostrado tener el CBD en varios estudios, este compuesto posiblemente puede proteger al cerebro de la muerte celular. Esto significa que podría frenarse el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer u otras formas de demencia y de esta manera minimizar el daño causado por la naturaleza destructiva de estas enfermedades.

Además, el CBD incluso podría intervenir en el proceso de la neurogénesis (la producción de nuevas neuronas). El CBD resulta muy prometedor para recuperar las funciones del cerebro dañadas por enfermedades o lesiones. Este tipo de enfermedades puede provocar graves efectos secundarios debido a la muerte neuronal (la muerte de células cerebrales), incluyendo la pérdida de memoria, el deterioro cognitivo y cambios en la personalidad. Por lo tanto, para aquellos que sufren la pérdida de las funciones de las redes neuronales, el CDB representa una nueva esperanza para recuperar su forma de vida.

 

11. El CBD tiene propiedades antiinflamatorias

A través de estudios científicos, el aceite de cannabis con CBD ha demostrado tener efectos beneficiosos como agente inmunosupresor y antiinflamatorio, ya que ha conseguido reducir la hiperactividad del sistema inmunitario. El cannabis es, por lo tanto, una opción viable para quienes padecen enfermedades de la piel causadas por una respuesta inmune hiperactiva, así como otras enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMID, causadas por un sistema inmunitario alterado) como la esclerosis múltiple, la diabetes, la artritis y el asma causado por alergia.

Tanto el CBD como el THC tienen propiedades que pueden regular la respuesta inmunitaria del cuerpo, reequilibrando así la defensa del cuerpo para evitar que esté hiperactivo o estresado. Además, devolverle al cuerpo su equilibrio natural tiene muchos efectos beneficiosos tanto para nuestra salud física como mental.

 

12. Las propiedades del CBD para reducir el dolor

El aceite de CBD estimula el sistema endocannabinoide (SEC). Este sistema está formado por un grupo de lípidos y receptores neuromoduladores en todo el cuerpo, que están involucrados en una amplia variedad de procesos fisiológicos, entre ellos la sensación de dolor. Cuando el SEC está desequilibrado, las sensaciones de dolor pueden aumentar, por este motivo muchas afecciones y enfermedades tienen el dolor como síntoma.

Muchas personas ya han usado el CDB como un remedio analgésico (alivio del dolor) y los estudios corroboran las historias y experiencias personales sobre sus efectos, incluso en casos de dolores severos y neuropáticos. Debido a que el dolor es una percepción muy subjetiva, los efectos del CDB como analgésico pueden variar según la persona, pero tanto la investigación como la evidencia anecdótica han demostrado el potencial del CDB para el tratamiento del dolor.

 

13. El CBD reduce el estrés

El estrés tiene un impacto en las funciones de nuestro sistema endocannabinoide. El CBD interactúa con los receptores CB1 y CB2, ayudando a equilibrar el sistema en su conjunto. Es por esta razón por la que el CBD puede contribuir a reducir el estrés.

Muchas personas han usado con gran éxito el CBD para reducir el estrés y para enfermedades relacionadas y los estudios han demostrado científicamente estos efectos positivos.

 

14. El CBD puede ayudarte a dormir

En un ensayo realizado con animales, se administró CBD en dosis variables a un grupo de ratas con la finalidad de estudiar sus hábitos de sueño. También se incluyó un grupo de control, al que no se le administró CDB, para determinar si tenía algún efecto sobre el sueño. Los resultados demostraron que las ratas que habían recibido CBD mostraban tasas de sueño significativamente más altas que el grupo de control.

Además, el grupo de ratas que había tomado CBD tenía menos probabilidades de dormir durante el día, lo que también mejoró la calidad del sueño por la noche. Este ciclo de sueño regulado indicó que el CDB puede tener un efecto positivo en los problemas de sueño, instaurando un patrón de sueño y tiempo de vigilia normales que pueden ayudar a prevenir la fatiga y el cansancio durante el día.

 

15. Las propiedades antidepresivas del CBD

Las investigaciones han demostrado que el CBD tiene propiedades que pueden ayudar en el tratamiento de la depresión. Por ejemplo, según los resultados de un estudio realizado con ratones, aquellos que recibieron CBD mostraron mejoras significativas en sus estados depresivos.

El aceite de CBD tiene la proporción óptima de 3:1 de omega-3 y omega-6, que es una proporción ideal para reequilibrar el cuerpo y apoyar la salud física y mental. A largo plazo, esto puede ayudar a reducir el riesgo y la gravedad de la depresión.

 

16. El CBD ayuda a reducir la ansiedad de forma natural (también el TOC, TEPT y TDAH)

La investigación científica indica que el consumo de aceite de CBD como un método preventivo contra situaciones que provocan ansiedad puede reducir la presencia de malestar, angustia y debilidades de las capacidades cognitivas causados por un ataque de ansiedad. El aceite de CBD facilita a los afectados lidiar con las repercusiones de un ataque de ansiedad y después continuar con su vida normal.

Los resultados de estudios comparativos indican que las personas que tomaron aceite de CBD tenían niveles más bajos de ansiedad y malestar que las de los grupos de control, a las que se les suministró un placebo. Los grupos con CDB mostraron más resistencia y calma en las situaciones que provocan ansiedad y también fueron más hábiles que el grupo de control a la hora de llevar a cabo tareas durante dichas situaciones.

Todavía se requieren más investigaciones sobre el CDB para la ansiedad, pero se ha demostrado científicamente que el CDB puede aumentar la receptividad de los receptores 5-HT1A, entre otros, lo que aumenta la absorción de serotonina, que es la sustancia química natural de nuestro cuerpo para sentirse bien.

 

17. El CBD ha ayudado a reducir convulsiones

Los ensayos con animales y los informes de dueños de mascotas han demostrado que el CDB tiene propiedades antiespasmódicas. Esto significa que el CBD puede reducir tanto la frecuencia como la intensidad de los espasmos y las convulsiones.

Además, cada vez son más las historias publicadas en Internet sobre niños que han recuperado su calidad de vida después de varios años con ataques epilépticos severos. Estas historias han despertado el interés de varios científicos y ahora se están investigando los efectos del cannabis en los espasmos y las convulsiones como una posible opción de tratamiento para los niños con formas de epilepsia raras y graves.

 

18. El CBD reduce la adicción a la nicotina

Según varios estudios, la nicotina afecta directamente las funciones de nuestro sistema endocannabinoide (SEC) e incluso reduce nuestra capacidad natural de liberar dopamina.

La Universidad de Londres ha experimentado con el CBD y la adicción a la nicotina y los resultados han sido bastante sorprendentes. Se dividieron a los 24 participantes con hábito de fumar con frecuencia en dos grupos: a un grupo se le suministró CBD y al otro un placebo. Los científicos universitarios descubrieron que, en comparación con el placebo, el CBD era los suficientemente potente como para reducir la necesidad de fumar.

 

19. El CBD no tiene efectos secundarios perjudiciales

Los efectos secundarios conocidos del CDB son mareos, dolor de cabeza leve y náuseas. Durante la fase inicial, algunos incluso pueden experimentar síntomas parecidos a la gripe, ya que el aceite de CBD actúa como depurador del cuerpo limpiando cualquier acumulación de toxinas. Las toxinas pueden adherirse sobre todo a los intestinos y al sistema digestivo, donde el CBD tiene un efecto de limpieza excepcional. Causa de ello es el contenido de clorofila en el CBD (el pigmento verde en las plantas y un elemento clave en la fotosíntesis), que puede tener efectos purificantes en los intestinos.

 

20. El CBD puede ayudar a limitar el crecimiento de células cancerosas

Aunque las posibles propiedades contra el cáncer del cannabis, el CDB y el cáñamo sean controvertidas, han despertado el interés de la ciencia, abriendo camino a nuevos descubrimientos al respecto.

Los cannabinoides que se encuentran en el cáñamo activan los receptores que permiten al cuerpo producir un efecto farmacológico en los sistemas inmunitario y nervioso central. A través de esta activación, los cannabinoides han demostrado ser un inhibidor del crecimiento de las células cancerosas. De hecho, los resultados de la investigación también indican que el cannabis puede reducir el tamaño de los tumores y la gravedad de los síntomas relacionados con el cáncer.

Más específicamente, la unión del CBD y el THC con los receptores CB1 o CB2 en las células cancerosas provocan una reacción: un aumento del nivel de ceramida se produce en el tejido nervioso y en el cerebro, lo que ayuda en la síntesis que conduce a la muerte celular. La ceramida es un compuesto que no está presente en las células normales cuando están cerca de los cannabinoides CBD o THC, pero sí que se encuentra en las células cancerosas. La clave para la muerte de las células cancerosas es la acumulación de ceramida en el cuerpo, que no afecta a las células sanas, sino a las células enfermas. De modo que, si un paciente toma cannabinoides durante un período de tiempo, como el CBD y/o el THC, la ceramida acumulada puede mantener una presión metabólica sobre las células cancerosas e inducir la muerte de estas células enfermas, sin causar daño a las células sanas de su alrededor.

 

Tal como se ha mencionado, el sistema endocannabinoide (SEC) es un grupo de lípidos y receptores neuromoduladores que están involucrados en toda una serie de procesos fisiológicos. Entre ellos se incluyen la regulación del sueño, del apetito, del dolor, de las inflamaciones, del metabolismo y de la memoria, así como la protección de las neuronas.

Los cannabinoides de las plantas, como el CBD, interactúan con el SEC. Según los científicos, esta interacción es la razón de los efectos fisiológicos informados tras el uso diario de aceite de CBD. Creen que cuando el SEC se encuentra en un estado de desequilibrio y no funciona como debería, el cuerpo es más propenso a las enfermedades. Este desequilibrio se conoce como deficiencia de endocannabinoides, el cual el CDB puede ayudar a regular y reequilibrar a través del potencial de la naturaleza.

La dosis diaria de vitaminas en forma de píldoras ha sido la costumbre durante mucho tiempo, a pesar de que muchos de nosotros no somos conscientes de cómo actúan realmente en nuestros cuerpos. ¿Cuántos tipos de pastillas de vitaminas tienes en tu botiquín?

El aceite de cannabis con CBD es un suplemento completamente natural, inofensivo y beneficioso. Esto es un hecho, aunque también estamos de acuerdo en que es necesario llevar a cabo más estudios. No obstante, cuando analizamos todos los beneficios que ya se han documentado sobre el uso de aceite de cannabis con CDB, no podemos ignorar el hecho de que como suplemento dietético es el más potente, natural y sano del mercado.

De la naturaleza a ti: para una mejor calidad de vida y un cuerpo feliz, sano y equilibrado.