Envío gratis ✓ Entrega entre 2 y 5 días

Envío gratis ✓ Entrega entre 2 y 5 días

Aceite de CBD para el insomnio y trastornos del sueño

  • 8
    Shares

Aceite de CBD para el insomnio y trastornos del sueño

¿Tienes problemas para dormirte por las noches?

Si tu respuesta es “sí”, este artículo te será de gran ayuda, ya que trata sobre el aceite de CBD como posible solución para los trastornos del sueño.

En primer lugar, veremos qué es el CBD exactamente. CBD es la abreviación de cannabidiol, uno de los más de 80 cannabinoides identificados en la planta de cannabis.

En efecto, el CBD proviene del cannabis, una planta que habitualmente se asocia con narcóticos, sustancias ilegales, drogas psicotrópicas o cualquier otra palabra usada para referirse a drogas que alteran la mente o “colocan”. En realidad, todas estas connotaciones son erróneas, porque el cannabis no es una “sustancia peligrosa”, más bien todo lo contrario.

 

Efectos psicoactivos: la diferencia entre CBD y THC

Con frecuencia se describe el cannabis como una droga psicoactiva, es decir, una sustancia química que puede alterar el estado mental de la persona que la consume. Sin embargo, y a pesar de que la mayoría de la gente en todo el mundo cree que el cannabis es sinónimo de marihuana, los efectos psicoactivos de la planta de cannabis son variables. Si además se trata de cáñamo, la cantidad de compuestos psicoactivos es prácticamente inexistente.

El cáñamo es una variedad de la planta de cannabis que no ha florecido. Es solamente al florecer que el cannabis produce tetrahidrocannabinol (THC). El THC es el compuesto del cannabis que produce efectos psicoactivos, pero la planta (conocida bajo diversos nombres, entre ellos cannabis, cáñamo o marihuana) es mucho más que eso. De hecho, tanto el cannabis como el cáñamo contienen alrededor de 80 cannabinoides registrados y todavía quedan muchos más por identificar.

Otro de los cannabinoides presentes en el cáñamo es el cannabidiol (CBD), que podría considerarse como el compuesto totalmente contrario al THC, precisamente porque actúa en contra de sus efectos psicoactivos. El CBD neutraliza la acción del THC en el cuerpo, de modo que una variedad de cannabis que contiene más CBD que THC no alterará la mente o, si lo hace, será casi imperceptible.

Por lo tanto, el CBD no puede “colocarte”, lo que también ha sido demostrado por varios estudios recientes sobre los efectos de distintos cannabinoides. También la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado los resultados de las investigaciones más actuales en cuanto a la ausencia de efectos psicoactivos.

Artículos relacionados:
Aceite de CBD para la ansiedad
¿Aceite de cannabis con CBD en lugar de medicamentos de prescripción?

 

El marco normativo del cannabis: ¿el CBD es legal?

El cannabis se considera ilegal en la mayor parte del mundo debido a la posibilidad de que contenga compuestos psicoactivos. Según la normativa, es ilegal la posesión, la compra o el consumo de plantas de cannabis o incluso de productos derivados del cáñamo que contengan más de un 0,01 % de THC.

De modo que, por definición, el CBD no es ilegal. Como se ha mencionado anteriormente, los estudios científicos como, por ejemplo, los realizados por una agencia de la ONU confirman que los productos con CBD no tienen propiedades estupefacientes y que este compuesto incluso contrarresta los efectos psicoactivos del THC.

De hecho, en Estados Unidos, el CBD se considera en general un nuevo alimento, aunque algunas leyes locales pueden variar. Para estar seguro, consulta a las autoridades locales sobre la legalidad del CBD o contáctanos si tienes dudas.

Como indica su nombre, el aceite de cáñamo con CBD es un aceite con CBD extraído de la planta de cáñamo. Esta variedad de cannabis contiene abundante CBD y solamente ínfimas cantidades de THC, por cuya ausencia esta variedad también se denomina cáñamo industrial y es considerada legal en la mayor parte del mundo.

Esto significa que los productos elaborados a partir de cáñamo industrial son legales, incluyendo el aceite de cáñamo con CBD. Aunque en algunos países se necesita un permiso para cultivar cáñamo (a pesar de que la planta no contiene sustancias psicoactivas), es totalmente legal comprar aceite de CBD extraído del cáñamo, siempre y cuando el proveedor esté certificado.

Sin embargo, el aspecto más interesante del cáñamo no es su legalidad sino el inmenso potencial de los cannabinoides para fines terapéuticos. La posibilidad que ofrecen las propiedades medicinales del cáñamo para tratar problemas de salud no es muy bienvenida en la industria médica, ya que representa una amenaza para sus propios beneficios. Los resultados de las investigaciones sobre los cannabinoides muestran que estos compuestos del cannabis tienen varias aplicaciones, por ejemplo, para el alivio, el control e incluso el tratamiento de muchas enfermedades como la migraña, la ansiedad, la esclerosis múltiple, la epilepsia, los trastornos del sueño e incluso algunos tipos de cáncer.

 

El CBD para tratar el insomnio

Gracias a las investigaciones, el uso del cáñamo ha dejado de ser exclusivamente industrial. Los estudios sobre las propiedades beneficiosas del cáñamo indican que el CBD puede combatir tanto el insomnio como otros trastornos del sueño incluso con pequeñas dosis. Este descubrimiento ha sido de gran importancia, dado que en la actualidad la mitad de la población británica, por ejemplo, tiene problemas para dormir por la noche. La OMS ha revisado los resultados de dichos estudios y además ha confirmado la ausencia de efectos secundarios perjudiciales.

En 2017, los británicos gastaron aproximadamente 85 millones de libras en medicamentos para dormir, una cifra escandalosa si se tienen en cuenta los efectos adversos que causan los fármacos, ya sean de prescripción o de venta libre. Entre los efectos secundarios cuentan diarrea, estreñimiento, mareo, letargo durante el día, pérdida de la sensibilidad en las manos, pies, brazos y piernas y pueden incluso causar insomnio. Además, estos medicamentos pueden provocar fuertes adicciones, de ahí la advertencia de muchos médicos contra el uso regular de pastillas para dormir.

El CBD también puede actuar como un calmante, pero no causa los mismos efectos secundarios desagradables que las pastillas para dormir. El aceite de CBD te mantiene activo durante el día y ayuda a relajarte y a inducir el sueño cuando quieres dormir. Pero el argumento más convincente para que sustituyas las pastillas por una alternativa natural como el CBD es que no es adictivo y está lleno de propiedades beneficiosas para la salud.

Las últimas investigaciones confirman que el CBD puede ser un tratamiento efectivo para el insomnio. En un estudio reciente, se suministraron diferentes dosis de CBD a un grupo de ratas para observar sus ciclos de sueño; un grupo de control no recibió nada. Los resultados fueron sorprendentes: las ratas que tomaron CBD habían dormido más que las del grupo de control.

Este estudio demuestra que el CBD no solo puede aumentar las horas de sueño por la noche sino también la calidad. Los resultados también mostraron una diferencia significativa en cuanto a los niveles de energía entre los dos grupos de ratas. Las ratas que recibieron CBD eran menos propensas que las del grupo de control a dormir durante el día, lo que, junto a un mayor descanso por la noche, conduce a un ciclo de sueño más normal. Aun así, hay que tener presente que estos estudios todavía no se han realizado con humanos, aunque sí es cierto que merece la pena probar el potencial del CBD.

Artículos relacionados:
Aceite de CBD para aliviar el estrés
Instrucciones de dosificación del aceite de CBD

 

Un buen descanso con CBD

Estos interesantes resultados muestran que, al regular el sueño, el CBD puede ayudar a recuperar el equilibrio óptimo entre las horas de sueño y vigilia. El aceite de CBD es un camino seguro para conseguir un ritmo de sueño y vigilia natural en comparación con las pastillas para dormir, tan potencialmente adictivas y perjudiciales que incluso los médicos desaconsejan su uso.

Por lo tanto, el CBD ayuda a regular de forma natural y segura los desequilibrios en el ritmo sueño-vigilia de las personas que sufren insomnio u otros trastornos del sueño. En cambio, lo que las pastillas y otros medicamentos para dormir hacen es simplemente aliviar los síntomas del insomnio (principalmente la falta de sueño) en vez de tratar la causa subyacente (un desequilibrio en el ciclo de sueño y vigilia).

Descansar bien por la noche es de vital importancia para llevar una vida activa y productiva. Dormir bien es la clave para sentirse sano y lleno de energía durante un largo día, por eso es importante mantener buenos hábitos de sueño (por ejemplo, establecer una hora habitual para ir a dormir y no tener el móvil en la habitación), una dieta sana y un estilo de vida activo.

Y una dosis de aceite de CBD es, sin lugar a duda, un complemento beneficioso cualquier día y noche.