✓ Entrega entre 4 - 10 días

✓ Entrega entre 4 - 10 días

Fortalece tu sistema inmunitario con aceite de cannabis

  • 5
    Compartidos

Fortalece tu sistema inmunitario con aceite de cannabis

Existen buenos argumentos por los que usar aceite de cannabis como suplemento alimenticio. El aceite de cannabis que contiene CBD ayuda a estimular el sistema de defensa del cuerpo, ya que fortalece y restaura el sistema inmunitario haciendo tanto a humanos como a animales vertebrados más resistentes a las enfermedades.

Varios estudios han demostrado que el aceite de cannabis que contiene CBD contribuye en la defensa de nuestro sistema inmunitario devolviéndole su equilibrio gracias a la estimulación de nuestro sistema endocannabinoide interno (SEC). El SEC forma parte del sistema nervioso y está compuesto por receptores cannabinoides, los cuales se encuentran en el cerebro, y por lípidos neuromoduladores – todos ellos intervienen en diversos procesos fisiológicos como el apetito, la sensación de dolor, el estado de ánimo y la memoria. Nuevos estudios también han mostrado que, a través de la estimulación del SEC, el aceite de CBD desarrolla propiedades neuroprotectoras debido a los compuestos naturales (conocidos como cannabinoides) que contiene la planta de cannabis.

 

El sistema inmunitario y la importancia que tiene en nuestra salud

El sistema de defensa natural de nuestro cuerpo (el sistema inmunitario) nos protege contra virus y bacterias que intentan atacarlo y hacernos enfermar. Aunque las células del sistema inmunitario son en sí mismas bacterias, el sistema en su conjunto trabaja duro para impedir que potenciales amenazas exteriores puedan dañar nuestro cuerpo. Las células están constantemente activas para mantener a los intrusos alejados, lo que en algunos casos puede estresar al cuerpo y, si llega a sobrecargarse, puede debilitar el sistema inmunitario y así desequilibrarlo.

Una dieta sana y equilibrada contribuye a mantener un sistema inmunitario sano, esto no es nada nuevo. Para mantener el cuerpo en forma hay que suministrarle diversos nutrientes, como vitaminas, las cuales cumplen una función importante en la construcción de las células del sistema inmunitario y lo ayudan a mantenerse alerta y activo.

Hacer ejercicio regularmente es igualmente importante para mantener un sistema de defensa fuerte, ya que el ejercicio físico aumenta la producción de glóbulos blancos, células T, células B y también mejora las funciones de las citocinas – todo ello es parte esencial del sistema inmunitario.

De modo que el ejercicio físico regular y una alimentación sana ayudan a mejorar y proteger el sistema inmunitario, lo que puede crear un mecanismo de defensa prácticamente impenetrable.

 

La importancia de la salud mental y del sueño

Cuidar la salud física no es lo único importante para un sistema inmunitario sano – la salud mental también tiene una gran influencia en la fortaleza de nuestro sistema de defensa.

Para mantener fuerte nuestro sistema inmunitario, es importante atender nuestra salud mental, para la cual el ejercicio físico regular también es esencial. Algo tan simple como una larga caminata, sobre todo en la naturaleza, puede mejorar enormemente tanto nuestro estado de ánimo como nuestra salud física y mental, lo que fortalece nuestro sistema de defensa.

Además, una mente equilibrada puede contrarrestar el impacto del estrés en nuestro entorno. Cada vez más personas en todo el mundo experimentan estrés de manera regular y este aumento de la presión mental, así como un estilo de vida poco saludable, puede causar enfermedades. El estrés y la mala alimentación / falta de ejercicio a menudo pueden tener un efecto dominó en nuestra salud mental, por lo que es sumamente importante cuidarse y evitar el estrés, o al menos controlar sus niveles.

A través del sueño se puede gestionar el estrés y mejorar el equilibrio mental. Un cuerpo bien descansado es mucho más capaz de afrontar la vida cotidiana que un cuerpo estresado, ya que durante el sueño el cuerpo procesa la información del día y se recarga para el próximo. Cuando se altera nuestro sueño, somos más propensos al estrés, porque en nuestra cabeza no se ha vaciado la información del día anterior. Desafortunadamente, el estrés también ejerce un impacto en la cantidad y calidad del sueño. Por este motivo es muy importante reconocer los signos de estrés lo antes posible (por ejemplo, ciclos de sueño alterados) para así poder cuidar bien tu salud mental. De hecho, la calidad del sueño es uno de los factores más relevantes para un buen funcionamiento del cuerpo y de la mente.

Los adultos necesitan entre 6 y 9 horas de sueño cada noche, pero la cantidad de tiempo que se pasa en la cama no es necesariamente proporcional a las horas de sueño. Dormir mal o muy poco se debe con frecuencia a una dieta deficiente, por ejemplo, el consumo de cafeína, alcohol o alimentaos con alto contenido de grasas antes de acostarse, lo que evidencia la importancia de una alimentación sana y equilibrada. Una parte fundamental de una dieta saludable que ayuda a mejorar el sueño y que a menudo se pasa por alto es beber mucha agua durante el día para equilibrar los niveles de hidratación del cuerpo.

La privación del sueño es un trastorno que a menudo está relacionado con el estrés, aunque un breve período de sueño deficiente no equivale a niveles de estrés elevados. Sin embargo, la privación del sueño a corto plazo puede afectar la capacidad de concentración y funcionamiento habitual. En cambio, la privación del sueño a medio y largo plazo puede tener consecuencias graves para la salud, como el mayor riesgo de dolencias físicas como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y un debilitamiento general del sistema inmunitario.

Por lo tanto, el sueño tiene una gran importancia para nuestra salud mental y física, igual que el ejercicio físico y una dieta sana y equilibrada,

Salud a nivel diario en cifras (procedentes de estudios realizados en el Reino Unido):

  • El 37 % de los británicos siente que no duerme suficiente
  • El 85 % de los adultos en el Reino Unido experimenta estrés regularmente, mientras que el 39 % se siente estresado diariamente
  • 526.000 trabajadores en el Reino Unido padecen estrés, depresión o ansiedad
  • 12,5 millones de días de trabajo se perdieron en el Reino Unido debido a estrés, depresión y ansiedad (2016 / 2017)
  • El 54 % de los británicos se preocupa por el impacto que ejerce el estrés en su salud
  • El 32 % de los británicos hace ejercicio físico para controlar el estrés

 

El aceite de cannabis puede ayudar a equilibrar el cuerpo

En Edoa creemos que un cuerpo equilibrado conduce a una mente equilibrada. Esto se debe a que un cuerpo equilibrado permite que el sistema inmunitario y todas sus funciones trabajen lo mejor posible, lo que a su vez tiene un efecto positivo en nuestro estado de ánimo y nuestra salud mental.

La investigación médica, varios estudios y hechos observados han respaldado durante mucho tiempo la idea de que el aceite de cannabis con altos niveles de CBD puede tener un impacto positivo en nuestra salud, gracias a su capacidad de equilibrar el cuerpo y así conseguir un mejor sueño. Muchas personas nos han contado cómo al usar aceite de CBD ha mejorado la calidad de su sueño y algunos incluso han informado una mejora significativa de sus problemas y trastornos del sueño.

Algunos estudios también han encontrado que el aceite de cannabis con alto contenido de CBD puede mejorar el estado de ánimo y la memoria, debido a su impacto en el sistema endocannabinoide. Por esta razón, el CBD se presenta como alternativa natural a muchos medicamentos de venta libre o recetados, los cuales suelen recomendarse para tratar el estrés u otros problemas de salud mental.

Nuestro sistema endocannabinoide funciona mejor cuando está en equilibrio. Influye en la regulación de nuestro estado de ánimo, apetito, percepción del dolor y muchas otras funcionas fisiológicas que afectan nuestra vida diaria. Los cannabinoides en el cannabis corresponden a los endocannabinoides en nuestro SEC, con lo cual el aceite de cannabis lo estimula y fortalece. Cuando el SEC está estresado o en desorden, el aceite de cannabis ofrece una forma natural de devolverle su equilibrio y generar paz, fuerza y alivio.

Debido a la conexión natural entre el aceite de cannabis y nuestro SEC, muchas personas que usan CBD han confirmado sus efectos positivos en el tratamiento del dolor. Además, los efectos antiinflamatorios del CBD, ampliamente estudiados, han ayudado a muchas personas que sufren de artritis, psoriasis, fibromialgia, esclerosis múltiple y muchas otras afecciones a contrarrestar las inflamaciones y encontrar paz, equilibrio y salud en su cuerpo y mente.

Para muchas personas, el aceite de cannabis con alto contenido de CBD ha demostrado ser una alternativa natural y efectiva a los medicamentos convencionales. En países con acceso legal a los aceites de CBD, la ingesta de analgésicos recetados ha disminuido, mientras que en otros países (sin acceso legal al aceite de cannabis) las cifras aumentan.

Artículos relacionados:
Cómo utilizar aceite de CBD – una guía para principiantes
20 razones por las que el aceite de cannabis es el suplemento alimenticio perfecto

El reconocimiento internacional del CBD

En 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció el cáñamo, precursor del aceite de cannabis, como un alimento con un contenido óptimo de ácidos grasos – un equilibrio ideal de 3:1 de omega-3 y omega-6. Se cree que el equilibrio de este contenido es idóneo para la mejora de la salud y la prevención de enfermedades como la diabetes, la depresión y las enfermedades del corazón.

Los primeros estudios sobre el cáñamo, y particularmente sobre el cannabinoide CBD, también encontraron que la planta tiene efectos sobre la neurogénesis y la neurodegeneración (la creación y muerte de células cerebrales y tejido nervioso), que juegan un papel importante en la salud de nuestro sistema inmunitario. Aunque estos estudios hasta ahora solo se han realizado en animales de ensayo, todo indica que el CBD y el aceite de cáñamo son opciones de tratamiento natural muy prometedoras para personas que han sufrido traumatismo craneal, derrames cerebrales o isquemia cerebral y atrofia.

Los efectos del aceite de cannabis y CBD son muy diversos y dependen en gran medida de la capacidad que tiene el cuerpo para absorber las propiedades beneficiosas de la planta (cannabinoides). Factores como el peso, la altura, la edad, el nivel de ejercicio físico y la alimentación influyen en el proceso de absorción, lo que explica por qué algunos pueden sentir los efectos de inmediato, mientras que otros nunca sienten nada.

Claro está que se necesitan más estudios sobre los efectos, usos y experiencias con el aceite de cannabis, pero el público en general parece estar abriendo sus ojos al potencial del aceite de cannabis con alto contenido de CBD. Esta es una tendencia que, sin duda, se está extendiendo a nivel mundial.

Con frecuencia, un cuerpo equilibrado equivale a un sistema inmune más fuerte que ayuda a mantener las enfermedades alejadas. Y con la creciente cantidad de trabajos de investigación sobre los beneficios del aceite de cannabis, la teoría de que los cannabinoides de la planta de cannabis tienen un efecto beneficioso en el equilibrio del cuerpo es cada vez más fuerte. Sabemos que el ejercicio físico regular, una alimentación sana y un buen descanso pueden ser de gran ayuda para mantener nuestras mentes y cuerpos sanos y equilibrados, pero también creemos que un suplemento adicional, que contiene un equilibrio ideal de nutrientes, puede mejorar todavía más esta estabilidad.

Así pues, ya sea para tu salud mental o física o bien como medida preventiva, el aceite de CBD podría ser la solución natural para un sistema inmune fuerte y equilibrado.